Cuando Era Puertorriqueña (Spanish Edition)

Cuando Era Puertorriqueña (Spanish Edition)

Esmeralda Santiago

Language: Spanish

Pages: 298

ISBN: 0679756779

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


La historia de Esmeralda Santiago comienza en la parte rural de Puerto Rico, donde sus padres y siete hermanos, en continuas luchas los unos con los otros, vivían una vida alborotada pero llena de amor y ternura. De niña, Esmeralda aprendió a apreciar cómo se come una guayaba,
a distinguir la canción del coquí, a identificar los ingredientes en las morcillas y a ayudar a que el alma de un bebé muerto subiera al Cielo. Pero precisamente cuando Esmeralda parecía haberlo aprendido todo sobre su cultura, la llevaron a Nueva York, donde las reglas —y el idioma— eran no sólo diferentes, sino también desconcertantes. Cómo Esmeralda superó la adversidad, se ganó entrada a la Performing Arts High School y después continuó a Harvard, de donde se graduó con altos honores, es el relato de la tremenda trayectoria de una mujer verdaderamente extraordinaria.

RVP: The Biography of Robin Van Persie

The Story of a Shipwrecked Sailor

Hey, Let's Make a Band! The Official 5SOS Book

Ronaldo: The Obsession for Perfection

The Test of Courage: A Biography of Michel Thomas

Soul of a Tiger: A Miraculous True Story of a Family Who Survived the Cambodian Genocide

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

culturas … [está] llena de anécdotas sobre su desarrollo hacia la adultez y de dulces memorias acerca de su familia. Hermanos, hermanas, tías y tíos están deliciosamente entretejidos en la textura del libro.” —The Boston Globe “Continuando en la tradición de A Tree Grows in Brooklyn y Call It Sleep, Cuando era puertorriqueña, de Esmeralda Santiago, cuenta la historia de la inmigración norteamericana, esta vez con un sabor especial latino. Santiago ha enviado al mundo un paquete sobre sus

al ver un seno. No había ni un padre. Casi todos los hombres del barrio trabajaban siete días a la semana, y, en todo caso, los niños y la comida eran responsabilidades femeninas. —Negi, llévate a los muchachos afuera y entretenlos hasta que termine esto. —Pero Mami. —Haz lo que te digo. Encontró una silla y se sentó. Puse a Edna sobre mi hombro y agarré la mano de Alicia. Delsa y Norma salieron afuera, corrieron hasta el patio y en unos minutos habían encontrado otras niñas de su misma edad.

porque no quería que me vieran llorando. Me fui hacia casa, despreciada y abandonada por mis hermanas y hermanos, quienes me habían humillado delante de esa mocosa. Cuando llegué al batey, oí un grito espeluznante. Raymond, Jenny y la bicicleta se habían caído. “Eso es por no hacerme caso,” pensé, y seguí hacia la casa. Pero los gritos eran fuertes y asustados, más de lo que yo esperaba de una simple caída. Eran berrinches de terror, de dolor. Salí corriendo, y, al salir, vi que todo el

cuarto mes en Brooklyn, podía leer y escribir en inglés mucho mejor de lo que lo podía hablar y, en los exámenes, sorprendí a los maestros cuando saqué buenas notas en gramática, historia y estudios sociales. Durante la asémbli de enero, el Mister Grant le dio un certificado a cada estudiante que recibió notas altas en cada clase. Mi nombre fue llamado tres veces. Los otros estudiantes del octavo grado me miraron diferente. Todavía estaba en el 8-23, pero ellos sabían, y yo sabía, que no

depender en nadie —Mami nos decía, y sabíamos que era la verdad. El bosso le podía dar leyof cuando quisiera. Las sócheluerkers nunca creían que una mujer fuerte y joven como Mami no podía conseguir trabajo. Tata a veces era responsable, pero muchas veces más se emborrachaba, o no salía de la cama porque le dolía el cuerpo. Nuestros vecinos eran desconocidos, o peor, gente mala. Había una familia extensa, tías, tíos y primos hermanos y hermanas de Mami, quienes entraban y salían de nuestras vidas

Download sample

Download