Cortázar por Buenos Aires, Buenos Aires por Cortázar

Cortázar por Buenos Aires, Buenos Aires por Cortázar

Diego Tomasi

Language:

Pages: 178

ISBN: 9507317686

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Overview

Este libro es la crónica de la relación entre un escritor y una ciudad. Es también un viaje por el tiempo, ese tiempo que nadie percibió ni describió como Julio Cortázar. El vínculo de Cortázar con Buenos Aires es central en la constitución de su personalidad, de su literatura, de su mirada del mundo, afirma Diego Tomasi. Cortázar por Buenos Aires busca al escritor en la ciudad y camina de su mano.

Buenos Aires por Cortázar busca a la ciudad en sus libros y en sus palabras. ¿Cuántos días estuvo Cortázar en Buenos Aires? ¿Qué hizo durante esos días? ¿Con quiénes se reunió? ¿Qué lugares recorrió? ¿Qué significado tuvo Buenos Aires en su literatura? A cien años de su nacimiento y treinta de su muerte, Cortázar está vivo en su obra, en sus cartas y en el recuerdo de quienes lo conocieron.

Sus recorridos por Buenos Aires han dejado huellas. Con certera sutileza, Diego Tomasi rastrea esas huellas en una investigación fascinante, que revela aspectos nuevos, a menudo desconocidos, de la vida y la obra del inolvidable escritor argentino.

Occupation Diaries

Hugh Jackman

Stations of the Heart: Parting with a Son

Clear Springs: A Memoir

Here's the Story: Surviving Marcia Brady and Finding My True Voice

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

que vienen de todas partes del mundo, se sientan en torno a una mesa, discuten interminablemente y llegan a acuerdos que ninguno de ellos cumplirá jamás, tras lo cual se aplauden recíprocamente, asisten a cinco o seis banquetes y se toman sus respectivos aviones, convencidos de haber contribuido eficazmente a la historia de la humanidad». En esos tiempos, Carlos María Gabel solía ir de visita a la oficina de trabajo de su padrino. Cuenta: �Lo visité varias veces en la Cámara Argentina del Libro.

resigné a ser, posiblemente, condenado y resolví, en consecuencia, desaparecer totalmente, sacrificando lo que yo solo sé». Después de los primeros párrafos, la carta de Cortázar padre mostraba su verdadero objetivo. Pedirle a su hijo que dejara de firmar sus artículos con el nombre de Julio Cortázar, y que agregara su segundo nombre, Florencio. �Por qué? El 3 de julio, Cortázar había publicado en el diario La Nación el artículo �Presencia de Rosamond Lehmann». El texto estaba firmado como todo

tiempo con Alejandra y Marianito, sus hijos. En una carta escrita casi un año después, Cortázar agradecía a su cuñado un envío con fotos de los niños, y decía: �Los dos están lindísimos, y el tiempo transcurrido desde que los vimos en Buenos Aires se aprecia visiblemente en sus caras, sobre todo la de la nena que por lo visto no pierde un instante en crecer velozmente». Además de visitar a las familias, Julio y Aurora se reunieron con muchos amigos. En una carta del 10 de enero de 1955 a la

En esos días se encontró con más amigos. Vio muchas veces a Luis Baudizzone. Se reunió con Alberto Mario Salas. Vio a Adolfo Pérez Zelaschi (aquel escritor que había compartido mesa el día que Julio y Aurora se conocieron, casi siete años antes). Fueron con Aurora a la casa de Perla Rotzait y discutieron largas horas sobre pintura abstracta. Sobre las reuniones de Cortázar con esos amigos, recuerda Miguel Baudizzone: �Tengo en la memoria, muy presente, a Eduardo Jonquières, que era muy amigo de

fascinó». Aurora y Julio visitaron, como cada vez que volvían a Buenos Aires, a la familia Jonquières en su casa de la calle Ocampo. Uno de esos días quedó grabado para siempre en la memoria de Alberto Jonquières, que cuenta: �Una vez, cuando yo tenía once años, pasó que me atropelló una bicicleta, una noche en la que había una reunión en casa. Estábamos jugando en la calle y los grandes estaban adentro. Entonces mis amigos y yo fuimos a robar hielos a la heladera de nuestra casa, supongo que

Download sample

Download