Confesiones de un comedor de opio inglés (Great Ideas 29)

Confesiones de un comedor de opio inglés (Great Ideas 29)

Language: Spanish

Pages: 94

ISBN: B00G0OAGTK

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


A lo largo de la historia, algunos libros han cambiado el mundo. Han transformado la manera en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Han inspirado el debate, la discordia, la guerra y la revolución. Han iluminado, indignado, provocado y consolado. Han enriquecido vidas, y también las han destruido. Taurus publica las obras de los grandes pensadores, pioneros, radicales y visionarios cuyas ideas sacudieron la civilización y nos impulsaron a ser quienes somos. Describiendo las surrealistas alucinaciones, el insomnio y las visiones de pesadilla que experimentó mientras consumía grandes dosis diarias de láudano, el legendario relato de Thomas De Quincey sobre los placeres y los tormentos del opio forjó un vínculo entre la autoexpresión artística y la adicción, y allanó el camino para futuras generaciones de escritores que experimentaron con el consumo de drogas, de Baudelaire a Burroughs.

Knock Wood

Frank: A Life in Politics from the Great Society to Same-Sex Marriage

A Matter of Principle

Good Eater: The True Story of One Man's Struggle with Binge Eating Disorder

Wild Tales: A Rock & Roll Life

Every Day by the Sun: A Memoir of the Faulkners of Mississippi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

le expliqué la situación a lord D…: expresó una gran compasión y pidió que trajeran vino. Aquello me proporcionó un alivio y un placer momentáneos, y siempre que tenía oportunidad procuraba beber vino, que entonces veneraba tanto como desde entonces he venerado el opio. No obstante, estoy convencido de que esa afición al vino contribuyó a empeorar mi enfermedad, pues aunque mi tono estomacal era muy bajo, un mejor régimen quizá lo habría revivido antes y de manera probablemente eficaz. Espero que

ser indulgente con mi debilidad de carácter, y contando con su tolerancia procuraré ser todo lo grave, si no soporífero, como corresponde al tema del opio, tan poco alegre como realmente es y tan soporífero como falsamente se le considera. En primer lugar, quiero referirme a sus efectos físicos, pues en relación a todo lo que se ha escrito hasta ahora sobre el tema del opio, ya sea por viajeros que han estado en Turquía (que podrían defender su privilegio de mentir como un antiguo derecho

además, píntame un buen fuego; y que el mobiliario sea sencillo y modesto, acorde con la morada sin pretensiones de un estudioso. Y cerca del fuego píntame una mesita para el té; y (como está claro que nadie puede venir a verme en una noche tan tormentosa) coloca sólo dos tazas y dos platillos en la bandeja del té; y, si sabes pintarla de una manera simbólica, o como sea, píntame una tetera eterna: eterna à parte ante y à parte post [«antes y después»], pues generalmente bebo té desde las ocho de

matrimoniales; sin embargo, tras un cierto día de agosto de 1642, ya no volvieron a sonreírse unos a otros, y solo se reunieron en el campo de batalla; y en Marston Moor, en Newbury o en Naseby, cortaron todos los vínculos de amor con un cruel golpe de sable, y borraron con sangre el recuerdo de la antigua amistad». Las señoras bailaban, y se las veía tan encantadoras como la corte de Jorge IV. Y sin embargo yo sabía, incluso en mi sueño, que llevaban en la tumba casi dos siglos. Este espectáculo

creo que merecida, de haber conocido las virtudes del opio. A mi arquitectura la sucedían sueños de lagos: plateadas extensiones de agua: éstos eran tan abundantes que temía (aunque posiblemente le parezca ridículo a cualquier médico) que algún estado o tendencia hidropésica de mi cerebro se estuviera haciendo (por utilizar una palabra metafísica) objetivo, y que el órgano sensorial se proyectase como su propio objeto. Durante dos meses lo sufrí enormemente en mi cabeza: una parte de mi

Download sample

Download